count=
vanalytics=771
visitas=0
clicks=0

El corrector es un básico de maquillaje que debes aprender a utilizar

Una pequeña mancha, un granito o incluso las ojeras pueden ser disimuladas con un poco de corrector. Existe una amplia variedad de este tipo de productos. Aunque a veces parece que todos se utilizan para lo mismo, en realidad cada uno tiene un objetivo específico


Autor

El corrector es un básico de maquillaje que debes aprender a utilizar
Foto: Shutterstock.com

1. Salmón

En ocasiones, exponernos al sol sin la protección adecuada puede provocar manchas en nuestra piel. Si es tu caso, aplica corrector color salmón para disimularlas. También este color es el indicado para tapar ojeras muy marcadas y azuladas. Debes tener cuidado porque la idea es tapar de forma natural, y no eliminarlas con dos toneladas de producto. La clave es aplicarlo poco a poco hasta que la ojera o mancha sea imperceptible.

2. Verde

Este corrector es ideal si tienes manchas rojas en la piel. Puedes utilizarlo si tienes zonas con irritación, granitos o cicatrices enrojecidas. El corrector verde para neutralizar el tono rojo de la piel. Aunque no es un tono muy natural, va a ayudar a que tu piel se libre de estas imperfecciones. Además de utilizar maquillaje para cubrir, asegúrate de aplicar algún tratamiento o mascarilla. Así estas manchas van a desaparecer y note preocuparas por el tipo de corrector.

3. Lila

El corrector de color ayuda a cubrir las manchas amarillas. Si tienes alguna mancha o espinilla de color amarillo este tono va a ayudarte a cubrirlo. El tono lila suaviza las pieles de tonos amarillentos y es uno de los colores de fondo en algunas bases de maquillaje de firmas de cosmética en Asia.

4. Amarillo

Neutralizar las ojeras con un subtono morado o violeta es el propósito del corrector amarillo. Si tienes algún morado o puntos negros este color es ideal para cubrirlos. También es útil si tienes pecas muy ligeras. En las pieles oscuras o doradas ayudan a iluminar algunas zonas del rostro.

5. Tonos piel

Estos ya te resultan más familiares. Son la fase de la corrección tradicional. Un tono claro, ilumina y aporta la ilusión óptica de volumen. Un tono oscuro contornea y resta prominencia a las zonas que queremos camuflar. Cuando ya no queda nada por igualar, aplica una base de maquillaje fluida o en polvo. El toque final serán unos polvos traslúcidos.

¡Síguenos!